El Blog de Adán Moctezuma

Economía de Candil
Article | Artículos de Opinión | Artículos de Opinión @es

El penoso populismo en las Alcaldías en Tamaulipas

13 noviembre, 2016
Alcaldes de Tamaulipas

Hace poco más de un mes de la transición gubernamental en Tamaulipas y nuestros alcaldes siguen en campaña, están ansiosos de popularidad y no se dan cuenta que transitan en un camino alejado de la realidad del ciudadano en actitudes que rayan en lo ridículo.
Salvo contadas excepciones, en México los Ayuntamientos no están diseñados para dar resultados y sí para el cumplimiento de cuotas de poder, compromisos de campaña y todo lo que sirva para operar un populismo que disfrace la falta de resultados.
El sistema político corporativista, clientelar y corrupto los alienta a cometer desfalcos sin que nada pase, enriquecerse a costas del erario como sus antecesores sin que ninguna autoridad les diga nada; a no cumplir en generar bienestar en sus gobernador sin que haya una consecuencia.
Los ayuntamientos más grandes del Estado como Altamira, Nuevo Laredo, Matamoros, Reynosa, Tampico, San Fernando, Ciudad Madero y Victoria gastan la mayor parte sus ingresos fiscales ordinarios en gasto corriente. Altamira destina el 87% de su presupuesto al gasto operacional del cabildo, Tampico el 90%, Matamoros el 97%, Nuevo Laredo el 69%, Reynosa el 80% y Victoria el 82%. Casi todo se va en burocracia y por ello nunca habrá calles en buen estado, servicios públicos eficientes, inversión en programas sociales.
La gran diferencia es que las administraciones actuales sí tienen incentivos para trabajar en su imagen, pues tienen la oportunidad de reelegirse en menos de 3 años.
Por eso los vemos recogiendo basura, cambiando luminarias, besando a personas de la tercera edad, cargando y besando niños humildes, pintando banquetas etc,. No es que no se ocupe, sino que los servicios públicos es tan solo una de las áreas de las robustas administraciones municipales.
El mensaje oculto en cada foto es es “YO SÉ QUE TÚ, CIUDADANO, PIENSAS Y SABES QUE NO HAGO NADA, ASÍ QUE HARÉ LO QUE SEA HASTA EL EL RIDÍCULO PARA QUE PIENSES QUE SÍ TRABAJO”.
Pero ésta vez, percepción no mata realidad. Las prioridades de los presidentes municipales son unas y las necesidades del ciudadano son otras.
Hoy los municipios clave de Tamaulipas están siendo golpeados por la inseguridad con episodios de violencia cada día mientras los Alcaldes prefieren supervisar que el personal de servicios públicos barra bien y corte mejor el monte de las banquetas.
Ciudadanos urgido no de calles bonitas, sino de mejores condiciones para transitarlas son tranquilidad con sus familias.
Algo así como el ‘Nerón tocando el arpa mientras Roma ardía’.
Pero esto ocurre cada año.
La transición gubernamental en los 43 ayuntamientos del Estado protagoniza un capítulo más de la tradicional y recurrente crónica de desastres financieros municipales que se repite cada tres años sin que existan acciones de justicia administrativa que inhiban las malas prácticas con la que se gastaron casi 19 mil millones de pesos en los últimos 3 años. Desde hace mes y medio, los nuevos Alcaldes se han topado con inconsistencias administrativas, falta de bienes públicos inventariados, y lo más grave, la ausencia de recursos financieros que se suponía etiquetados para la operación diaria de los cabildos, el pago de deudas a proveedores y los apoyos sociales está creando serios problemas económicos en los municipios tamaulipecos. En el colmo, las actuales administraciones tampoco han cumplido en los hechos nada en contra de lo que denuncian en los medios; al día de hoy no están activas sus páginas de transparencia financiera cuando, la Ley para la Entrega recepción del Estado y la Ley estatal de Transparencia los obliga a vigilar su cumplimiento durante el proceso en el que participaron sus respectivos equipos desde antes que tomaran posesión formalmente. Además, en los últimos años, a pesar de que en cada inicio de administración municipal son denunciados desfalcos, faltantes y demás irregularidades administrativas, sólo una ex Alcalde, Oscar Pérez Inguanzo de Tampico, ha ido a prisión por la comisión de delitos en agravio de las arcas municipales. Éste pobre balance de una administración desordenada y poco transparente no proporciona incentivos a los Presidentes municipales para que cumplan la ley y ejerzan un manejo responsable del dinero público pues a la luz de las faltas detectadas, no suelen enfrentar las consecuencias. Hasta hoy se carece del un balance concreto del daño patrimonial al que se hace referencia en la opinión pública. De Acuerdo con la citada Ley para la Entrega recepción, los nuevos cabildos tienen 60 días contados a partir de su toma de protesta para solicitar a las anteriores administraciones la aclaración de dudas al respecto de la situación patrimonial y financiera de cada Ayuntamiento. Hasta ahora no ha ocurrido nada.

Comparte esto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>