El Blog de Adán Moctezuma

Economía de Candil
Sin categoría

10 realidades del panismo en el poder en Tamaulipas (primera parte)

1 noviembre, 2016
Adan Moctezuma
Adan Moctezuma
Adan Moctezuma

La narrativa de odio y desprecio de todo lo que huela a pasado ó a PRI domina todo lo que sabemos que está ocurriendo en el nuevo régimen del PAN. Podemos discutir (creo que no hay duda), si el PRI se lo ganó a pulso, pero los tamaulipecos ocupan resultados y en lo que llegan, las expresiones de encono y burla de los vencedores hacia los vencidos atizan la división de una sociedad ya de por sí lastimada por los agravios y la indiferencia del poder político. En esta primera entrega hablo del PAN y en la segunda, hablaré del PRI.

EXPERIENCIAS PARTIDISTAS
En 1995 cuando llegué a estudiar a Tamaulipas, había campañas y no vacilé en ir a los eventos en Tampico de quién entonces llamaban un neopanista, don Diego Alonso Hinojosa, quizá el mejor presidente municipal de todos los tiempos en la entidad.
Para 1997, trabajé con una emoción de la que no me olvido para el PRD, bajo el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador en aquella elección histórica que acabó con la mayoría del PRI en el Congreso de la Unión.
Entre 2000 a 2006 hice realidad mi sueño de economista al trabajar para Nacional Financiera gracias al Gobierno panista de Vicente Fox.

Ya en mi etapa profesional, tras aceptar la invitación de Egidio Torre para colaborar en su gobierno priísta después de un proceso de selección muy técnico con muchas entrevistas en el que resulté favorecido luego de que jamás me había acercado al PRI, no objeté la instrucción de renunciar para atender la campaña de Enrique Peña Nieto y la de los candidatos locales en una experiencia harto compleja por los resultados y por lo negativa que resultó para mí en lo personal y profesional. Unos meses en el PRI estatal me bastaron para no seguir más desde 2012 vinculado a Gobiernos y a Partidos Políticos de manera directa sino a través de terceros o de las empresas en las que participo.

Quise platicar lo anterior por lo que ahora veo con la llegada del nuevo régimen y la realidad que se percibe entre los ganadores legítimos de una elección histórica. Estas son 10 realidades que veo respecto a la llegada de un nuevo régimen estatal.
1.- LO LOGRARON
Pasarán a la historia como ese sector de la sociedad tamaulipeca que inyectó el ánimo y la determinación para poner fin a la dominancia de un partido político durante casi ocho décadas cuyo legado es uno de los peores escenarios en rubros como seguridad, y en el extremo, un escarnio para la reputación política de la entidad. Serán recordados por siempre como la generación de políticos que tuvo la inteligencia y la tenacidad para generar inspiración social, participación cívica y emoción competitiva para llegar a una meta.

2.- SE PUDO GRACIAS TAMBIEN AL PRI Y A SUS VÍCTIMAS
Sin los abusos, los excesos, y el autoritarismo de algunos gobernantes emanados del PRI que aunque crearon muchas de nuestras instituciones, también fueron responsable del abandono y deterioro que provocó atraso, olvido y costó miles de vidas, difícilmente se hubiera logrado provocar en los tamaulipecos las emociones que terminaron por descarrilar el monstruo que fue durante años, el otrora partido gobernante. La narrativa de un héroe que lucha contra un sistema corrupto debía aprovecharse y así se hizo, quizá, de manera impecable.
Abonaron a la debacle del PRI más que al triunfo del PAN, el resentimiento de los grupos clientelares del sistema político estatal (políticos segregados, periodistas sin atención, empresas no favorecidas, grupos civiles discriminados) que dejaron de recibir los beneficios del colosal presupuesto que significa el Gobierno del Estado y en particular la incapacidad del PRI para lograr apoyo social en una elección y en un contexto de competencia real.

3.- ¿CAMBIO REAL O SOLO ‘JUAN’ POR ‘PEDRO’?
Como ganadores indiscutibles de una elección, tienen la suficiente legitimidad de formar parte del esfuerzo transformador que tanto le urge a Tamaulipas.
Sin embargo, en el inicio del nuevo régimen, las cosas no se ven distintas. Muchos de quienes participaron en la histórica campaña electoral que terminó con el triunfo del PAN ya se ven reproduciendo los viejos vicios que hicieron del PRI el partido aborrecido: amiguismo en la selección de puestos, exigencia de posiciones en razón de actividades partidistas y toda forma de desacreditación de quienes no piensan y comulgue con sus ideas políticas. El régimen en turno parece permitir, tolerar y hasta fomentar el odio entre los tamaulipecos por razones políticas, si no es así, su gestión para lograr consensos se ve muy limitada.
Fox culpó al PRI de su fracaso y Peña Nieto sigue culpando a Calderón del deterioro nacional en materia de seguridad.
Los actores políticos a nivel federal, estatal y municipal siguen con el mismo discurso no importa el año ni la época. La polémica en la Comapa de Río Bravo es un deja vu de la política tamaulipeca.

4.- EL GOBIERNO NO ES BOTÍN DE NADIE
El reclamo de posiciones tras una victoria electoral es una característica del sistema político mexicano corrupto, corporativista y clientelar independientemente del nombre del partido: distribuir beneficios para ganar lealtades.
La ausencia de un servicio civil de carrera o la no posibilidad de escalar por méritos y capacidad profesional y técnica, sino por influencia, recomendación y compromiso, provoca que cada seis años o 3 en los municipios, las cosas se tengan que inventar de nuevo.
El triunfo les permitió llegar al poder para servir y no para servirse. Da la impresión de que el poder que ganaron les da picaporte para arrebatar posiciones, y defenestrar todo lo que se ha hecho. En el Gobierno hay tamaulipecos sin afinidades partidistas comprometidos en servir y sobre todo, con los suficientes méritos como capacidad técnica, habilidades y la mentalidad para desempeñar responsabilidades públicas que no se ganaron dando likes, hablando mal del PRI y menos vitoreando al partido gobernante.

5.- ESTÁN DIVIDIENDO A TAMAULIPAS
Tamaulipas ha sufrido mucho por el agravio que vivió la sociedad ante la soberbia de un régimen que solo se sirvió del poder sin dar resultados, sin atender las necesidades básicas de nuestras familias y sobre todo que fue insensible ante los reclamos de justicia de miles de familias afectadas por la inseguridad. Sí, la culpa es de esa clase política que gobernó la entidad por décadas. Sin embargo, parece la campaña no ha acabado, que las descalificaciones hacia los miembros de los demás partidos no cesan, la burla para quienes siguiendo sus intereses – como los de ustedes – dejaron al PRI para apoyar al PAN está presente.
En las cuentas de redes sociales creadas en campaña para apoyar al partido y que continúan en el legítimo ejercicio de promocionar sus logros, se percibe una obsesión por mantener a una sociedad dividida, enfrentada y sin mayor expectativa que el desprecio y la arrogancia de los liderazgos gubernamentales.
Claro que el desempeño durante décadas de ciertos personajes del PRI, merece un trato así y más. Pero seguir la narrativa odio y rencor hacia el antiguo régimen es lo peor que puede ocurrir en los tiempos actuales. A demócratas no demócratas no se les caracteriza por esas prácticas.

6.- TAMAULIPAS NO ESTÁ EN RUINAS
Numerosas encuestas serias han documentado que la inseguridad fue el principal factor para votar por el PAN en contra el PRI en Tamaulipas y en efecto, hay realidades terribles en personas, familias y el patrimonio.
Sin embargo, las estrategias conjuntas de seguridad que por cierto seguirán siendo apoyadas por las mismas fuerzas federales, han logrado la reducción de los delitos y de la incidencia en otros más. Por supuesto, son insuficientes ante la deuda histórica de justicia.
Pero Tamaulipas no está en ruinas: el empleo formal está en niveles históricamente altos, la inversión extranjera ha roto todos los récords en os últimos años, los niveles de pobreza han bajado, muy poco pero han bajado, cada día abren más negocios en las principales ciudades del Estado, el crédito al consumo y a las familias está en un nivel sin precedentes y la sociedad como ustedes mismos lo demostraron, acude en libertad a ejercer su derecho a elegir a sus gobernantes en donde cualquier ciudadano puede aspirar a competir.
Podemos discutir si estas son cifras oficiales pero son las mismas con las que se medirá la eficiencia del nuevo gobierno, podemos criticar la calidad el empleo, de la inversión, de la situación laboral de cientos de miles de familias pero ello no quita la relativa estabilidad económica y política que hay en la entidad.

ADAN MOCTEZUMA VEGA
FOTO INTERNET

7.- TODOS PUEDEN MEDIR SU DESEMPEÑO
Con los nuevos mecanismos de acceso a la información, cualquiera de los más de 3 millones de ciudadanos que hay en la entidad puede solicitar sin problema ni obstáculo un informe sobre el desempeño de los nuevos funcionarios para exhibir su accionar como burócratas, el dinero que obtiene o que gestionan y manejan, las prestaciones que tienen y la eficacia con la que llevan a cabo las responsabilidades que les fueron encomendadas.
Piénselo: los están observando y quien quiera los puede exhibir.

8.- LAS PROMESAS EMPIEZAN A NO CUMPLIRSE
Nada más fácil que ser de oposición, dinamitar los esfuerzos institucionales de todo tipo y prometer imposibles. Todos los partidos lo hacen.
Sin embargo de eso se trata una campaña política, de vender futuro y expectativas. El PAN lo hizo de manera extraordinaria, eficiente y especialmente contundente.
Sin embargo, en el caso de la seguridad, esta no llegará por ahí del 11 de noviembre del 2018 a eso de las 4:30 de la tarde. Así no funcionan las cosas, sin embargo la sociedad no tiene tiempo de esperar. La tenencia que tanto prometían que se iría junto con el PRI tampoco se va a ir, porque son recursos que pagan los que más tienen para financiar el gasto para los que menos tienen. Así funciona el Gobierno. Ahora será la oposición quienes exhiban, exigen y descalifiquen lo poco o mucho que se esté haciendo desde el nuevo Gobierno.

9.- GOBERNAR REPARTIENDO CULPAS NO LES AYUDA
Me consta que las mejores administraciones municipales y federales, las más eficientes y con mejores resultados que ha habido en Tamaulipas han sido las que fueron encabezadas por destacados miembros del PAN como en Tampico en los 90’s y en Reynosa en esta década.
La capacidad técnica de muchos de sus cuadros es indiscutible y no me queda duda de que transformarán la gestión del Gobierno del Estado.
Por eso resulta cansado, trillado y hasta aburrido escuchar que cualquier funcionario culpa al régimen anterior de todo lo malo que hay en la entidad.
Por supuesto que no hay más responsable que el PRI del abandono institucional en Tamaulipas, de la ineficiencia de muchas áreas de la administración estatal y de los nulos resultados en áreas sensibles como la seguridad, las finanzas estatales y el desarrollo social, pero desde octubre la responsabilidad de cada delito, cada negocio, y de absolutamente todo, recae en el PAN.
Hace gracia en los primeros meses. Pero ya empiezan a cansar con la repartición de culpas.

10.- SU EXITO SERÁ EL DE TAMAULIPAS
Solo políticos miserables guiados por intereses mezquinos podrían apostar a su fracaso. De que los hay, los hay y aunque les moleste, esos políticos están en su papel, como lo tuvieron ustedes tantos años.
Pero cientos de miles de tamaulipecos siguen creyendo en el panismo a quien le depositaron su confianza.
Esos mismos que votaron por ustedes son los mismos que ya no aguantan más, que no toleran ya más fracasos porque saben que ahora tienen capacidad de echarlos del poder sin misericordia. No les fallen.

Comparte esto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>